domingo, 31 de enero de 2010

EL MARTIRIO DE UN SACERDOTE CARLISTA


MARTIRIO DE JOSEP SAMSÓ I ELÍAS

El pasado sábado 23 de enero fue beatificado en su parroquia, la Basílica de Santa María de Mataró, el Rvdo. Dr. Josep Samsó, martirizado el 1 de septiembre de 1936 por las hordas marxistas. El Dr. Samsó, como todos los mártires, nos ofrece un ejemplo de paz y de verdadera reconciliación, tan alejada de los actuales revanchismos que quieren hacernos ignorar su sacrificio. Fue un sacerdote afiliado a la Comunión Tradicionalista de Mataró.

"En octubre de 1934, un grupo de hombres armados entró en la rectoría de Santa María, amenazando al rector y a la gente que estaba con él, les obligaron a ir a la nave central y apilar sillas, y le ordenaron al rector que las prendiera. Samsó se negó, a pesar de las amenazas.

Aquellos hombres incendiaron un altar y algunos utensilios. Cuando pudieron llegar algunos feligreses el fuego se pudo apagar. El párroco perdonó a aquellos hombres y no quiso revelar su identidad cuando fue invitado a hacerlo por la autoridad judicial.

Desde ese día y hasta su detención en 1936, el sacerdote manifestó varias veces que se acercaba una persecución de sangre. El peligro para él y su condición de sacerdote y rector le llevó a aceptar generosamente la posibilidad del martirio, con una actitud de esperanza.

Perdón para sus ejecutores

En 1936 fue encarcelado por su condición de sacerdote. En la cárcel, siguió un horario estricto que le permitía leer el breviario, hacer meditación y organizar turnos para rezar el rosario de manera que los guardias no se dieran cuenta.

También confesó a algunos de los detenidos, convirtiéndose en catequista y apóstol para todos, mostrándose siempre amable y con ánimos y repartiendo entre los presos las cosas que le llevaban los que lo visitaban.

Su cautiverio terminó con su asesinato en el cementerio de Mataró el día 1 de septiembre de 1936.

Samsó ofreció su vida a Cristo con serenidad y murió con palabras de perdón para sus ejecutores.

Los guardias le llamaron por la mañana porque la columna de milicianos había pedido que, antes de salir hacia el frente, muriera el rector de Santa María.

Se despidió de los compañeros de prisión con su habitual "Dios sobre todo" y, con las manos atadas, fue trasladado al cementerio de Mataró.

Después de subir las escaleras, pidió que le desataran y quiso abrazar a los que lo iban a matarlo.

Les dijo que los perdonaba como Jesús lo había hecho a los que lo clavaron en la cruz.

Cuando intentaron taparle los ojos pidió que no lo hicieran, ya que quería morir mirando a la ciudad donde tenía a los feligreses que tanto amaba.

El deseo de promover su beatificación estaba muy presente desde los tiempos de su misma inmolación, especialmente en la ciudad de Mataró."

Extraído de: http://www.hispaniamartyr.org/

Perdonaremos, pero no tenemos derecho a olvidar nunca la sangre de los Mártires.

sábado, 30 de enero de 2010

EL CRUCIFIJO EN LAS AULAS: ALEMANIA, 1936... ITALIA, 2009

Beato Clemens August Graf von Galen, Obispo de Münster durante el III Reich, ejemplo del Episcopado valiente, fortalecido por la gracia de Dios. Mientras todos callaban en Alemania, Monseñor Galen denunció desde el púlpito el exterminio que llevaban a cabo los nazis asesinando a enfermos mentales y a otros desgraciados, y lo denunció con la fuerza de un león, con riesgo de su vida, pero dando testimonio de Cristo en aquel totalitarismo. Aprendamos de él a confiar en Cristo en todas las luchas que estén por venir. Combatiremos al totalitarismo de hoy como él combatió al totalitarismo de ayer. Que Dios nos ayude.



El Tribunal de Estrasburgo consideró, en noviembre de 2009 saltó la noticia, que "la exhibición obligatoria del símbolo de una determinada confesión en instalaciones utilizadas por las autoridades públicas, y especialmente en aulas" restringe los derechos paternos a educar a sus hijos "en conformidad con sus convicciones". El fallo agregaba que la exhibición del crucifijo limitaba "el derecho de los niños a creer o no creer".

El Tribunal de Estrasburgo:
¿se inspiró en los nazis del III Reich?
Vamos a verlo.



Clemens August von Galen, el "León de Münster".

LA IGLESIA DE CRISTO CONTRA EL ESTADO TOTALITARIO

Los nazis tenían muy claro que el control de la enseñanza era fundamental para sus planes. Este decreto fue emitido por el Ministro de Culto e Instrucción en Oldenburgo, con fecha de 4 de noviembre de 1936:

"El Ministro de Interior y el Ministro de Culto e Instrucción. IV 9607. Oldenburgo 4 de noviembre de 1936.

Todos los edificios públicos del Estado, de los Municipios y de las Intendencias Minicipales, pertenecen al pueblo alemán sin consideración a la confesión religiosa de cada uno de los compatriotas. Este derecho debe aplicarse también a todos los edificios destinados a escuelas elementales. Por lo tanto no es lícito que se consagren y bendigan edificios públicos escolares. Oportunamente se hará una advertencia especial.

Los edificios de Administración Pública tradicionalmente no estuvieron decorados con emblemas religiosos como pueden ser crucifijos o retratos de Lutero. Este hecho corresponde a una imparcialidad, tanto más necesaria, cuanto que el Estado abarca a todo el pueblo alemán. Idénticos puntos de vista deben servir la norma para todos los edificios de Administración Pública, de los Municipios y de las Intendencias Municipales. Edificios escolares del Estado, de los Municipios o de las Intendencias Municipales deberán ser tratatos en idéntica forma, no debiendo tampoco exceptuarse los de las escuelas elementales, pues ellos pertenecen a la colectividad y no a uno u otro credo determinado.

Por tanto decretamos que en el futuro no deberán colocarse símbolos eclesiásticos y otros distintivos religiosos del carácter mencionado o parecidos en los edificios del Estado, del Municipio y de las Intendencias Municipales.

Sobre lo dispuesto se informará hasta el 15 de diciembre del corriente año.

En representación: (Firmado: Pauly). - Certificado: Wulff. Secretario administrativo."


Ante este decreto, la Iglesia Católica alemana reaccionó. Vormerk, vicario honorario del Cabildo de Veclita, dirigió en conformidad con el Obispo de Münster Monseñor Clemens August von Galen, una carta a los feligreses en que decía, entre otras cosas:

"Somos cristianos, es decir, creemos que hemos sido redimidos por la Cruz de Nuestro Señor Jesucristo. Por esto vemos en ella el símbolo fundamental de nuestra sagrada fe cristiana. Toda agresión a la Cruz, símbolo de nuestra redención, es evidentemente para nosotros un ataque al Cristianismo. El Concordato del Reich y la ley escolar garantizan la escuela religiosa, es decir, la escuela católica donde deben regir las enseñanzas e ideas de la fe católica".

"Donde está el Cristianismo, está también la Cruz. Con amarga pesadumbre debemos, pues, formular esta pregunta: ¿Aún queda lugar para el Cristianismo allí donde no se tolera ya la Cruz?"
Vormerk terminaba diciendo en aquella carta a los fieles de Oldenburgo:

"Tenemos la gran satisfacción de ver que en España el Gobierno Nacional ha vuelto a llevar la Cruz a las escuelas de donde había sido desterrada por un anterior gobierno descreído. Esto se hace porque se ve en la Cruz el símbolo de lucha contra el bolchevismo. Y en Oldenburgo se echa la Cruz de las escuelas. Es un sacro deber de conciencia para todo católico el defender la enseñanza cristiana, e interceder por la educación basada en la fe de la Cruz como símbolo de nuestra redención. Por lo tanto nosotros jamás podremos dar nuestro consentimiento para que se quite la Cruz de las aulas de clase de los niños. Estamos dispuestos a hacer todo para que esto se evite."

Esta carta episcopal se leyó a los feligreses el 14 de noviembre de 1936. Pero el frente contra el Crucifijo estaba abierto en toda Alemania.

Franz Reinhold Schwde-Koburg, Gobernador de Pomerania

La lucha era la misma que hoy sostenemos contra los nuevos totalitarios laicistas. El totalitarismo laicista quiere el control del ámbito educativo, como los nazis. El Partido Nazi pugnaba por evacuar de los espacios públicos el crucifijo. Uno de los campos de batalla fue, ayer como hoy, las aulas.

El argumento de los nazis era el mismo que hoy se esgrime por parte de los laicistas. Así es como el gobernador de la provincia de Pomerania, Franz Reinhold Schwde-Koburg, invoca a la libertad de conciencia (¡un nazi invocando a la libertad de conciencia!) como sigue:

"Con el principio de libertad de conciencia es aun menos compatible que tengan lugar en las escuelas funciones religiosas de cualquier orden, oraciones matinales y actos parecidos. Sobreentendido que no deberán celebrarse cultos religiosos en las escuelas. Sin menoscabo de las clases de enseñanza religiosa católica y protestante previstas en el plan de instrucción, no se permiten disposiciones relativas a la asistencia a funciones religiosas, tanto dentro como fuera de los edificios sacros."

Es curioso lo mucho que coinciden los laicistas actuales con las directrices hitlerianas del III Reich en materia de confesionalidad y expulsión del Crucifijo de los ámbitos públicos. El laicismo es totalitario.

EL LIBERALISMO ES PECADO

Padre Félix Sardá y Salvany, un santo varón de la estirpe apologética.


Comentaremos esta entrada en su momento. No podemos aguantar por más tiempo las componendas y los parches, la complicidad y la traición de quienes se dicen católicos y están con el Enemigo.

VI.- DEL LLAMADO LIBERALISMO CATÓLICO O CATOLICISMO LIBERAL.

De todas las inconsecuencias y antinomias que se encuentran en las gradaciones medias del Liberalismo, la más repugnante de todas y la más odiosa es la que pretende nada menos que la unión del Liberalismo con el Catolicismo, para formar lo que se conoce en la historia de los modernos desvaríos con el nombre de Liberalismo católico o Catolicismo liberal. Y no obstante han pagado tributo a este absurdo preclaras inteligencias y honradísimos corazones, que no podemos menos de creer bien intencionados. Ha tenido su época de moda y prestigio, que, gracias al cielo, va pasando o ha pasado ya.

Nació este funesto error de un deseo exagerado de poner conciliación y paz entre doctrinas que forzosamente y por su propia esencia son inconciliables enemigas. El Liberalismo es el dogma de la independencia absoluta de la razón individual y social; el Catolicismo es el dogma de la sujeción absoluta de la razón individual y social a la ley de Dios. ¿Cómo conciliar el sí y el no de tan opuestas doctrinas? A los fundadores del Liberalismo católico pareció cosa fácil. Discurrieron una razón individual ligada a la ley del Evangelio, pero coexistiendo con ella una razón pública o social libre de toda traba en este particular. Dijeron: "EI Estado como tal Estado no debe tener Religión, o debe tenerla solamente hasta cierto punto que no moleste a los demás que no quieran tenerla. Así, pues, el ciudadano particular debe sujetarse a la revelación de Jesucristo; pero el hombre público puede portarse como tal, de la misma manera que si para él no existiese dicha revelación. De esta suerte compaginaron la fórmula célebre de: La Iglesia libre en el Estado libre, fórmula para cuya propagación y defensa se juramentaron en Francia varios católicos insignes, y entre ellos un ilustre Prelado; fórmula que debía ser sospechosa desde que la tomó Cavour para hacerla bandera de la revolución italiana contra el poder temporal de la Santa Sede; fórmula de la cual, a pesar de su evidente fracaso, no nos consta que ninguno de sus autores se haya retractado aún.

No echaron de ver estos esclarecidos sofistas, que si la razón individual venía obligada a someterse a la ley de Dios, no podía declararse exenta de ella la razón pública o social sin caer en un dualismo extravagante, que somete al hombre a la ley de dos criterios opuestos y de dos opuestas conciencias. Así que la distinción del hombre en particular y en ciudadano, obligándole a ser cristiano en el primer concepto, y permitiéndole ser ateo en el segundo, cayó inmediatamente por el suelo bajo la contundente maza de la lógica íntegramente católica. El Syllabus, del cual hablaremos luego, acabó de hundirla sin remisión. Queda todavía de esta brillante pero funestísima escuela, alguno que otro discípulo rezagado, que ya no se atreve a sustentar paladinamente la teoría católico-liberal, de la que fue en otros tiempos fervoroso panegirista, pero a la que sigue obedeciendo aún en la práctica; tal vez sin darse cuenta a sí propio de que se propone pescar con redes que, por viejas y conocidas, el diablo ha mandado ya recoger.

VII.- EN QUÉ CONSISTE PROBABLEMENTE LA ESENCIA O INTRÍNSECA RAZÓN DEL LLAMADO CATOLICISMO LIBERAL.

Si bien se considera, la íntima esencia del Liberalismo llamado católico, por otro nombre llamado comúnmente Catolicismo liberal consiste probablemente, tan sólo en un falso concepto del acto de fe. Parece, según dan razón de la suya los católico liberales, que hacen estribar todo el motivo de su fe, no en la autoridad de Dios infinitamente veraz e infalible, que se ha dignado revelarnos el camino único que nos ha de conducir a la bienaventuranza sobrenatural sino en la libre apreciación de su juicio individual que le dicta al hombre ser mejor esta creencia que otra cualquiera. No quieren reconocer el magisterio de la Iglesia, como único autorizado por Dios para proponer a los fieles la doctrina revelada y determinar su sentido genuino sino que, haciéndose ellos jueces de la doctrina, admiten de ella lo que bien les parece, reservándose el derecho de creer la contraria, siempre que aparentes razones parezcan probables ser hay falsa lo que ayer creyeron como verdadero.

Para refutación de lo cual baste conocer la doctrina fundamental De Fide, expuesta sobre esta materia por el santo Concilio Vaticano.

Por lo demás se llaman católicos, porque creen firmemente que el Catolicismo es la única verdadera revelación del Hijo de Dios; pero se llaman católicos liberales o católicos libres, porque juzgan que esta creencia suya no les debe ser impuesta a ellos ni a nadie por otro motivo superior que el de su libre apreciación. De suerte que, sin sentirlo ellos mismos, encuéntranse los tales con que el diablo les ha sustituido arteramente el principio sobrenatural de la fe por el principio naturalista del libre examen. Con lo cual, aunque juzgan tener fe de las verdades cristianas, no tiene tal fe de ellas, sino simple humana convicción, lo cual es esencialmente distinto.

Síguese de ahí que juzgan su inteligencia libre de creer o de no creer, y juzgan asimismo libre la de todos los demás. En la incredulidad, pues, no ven un vicio, o enfermedad, o ceguera voluntaria del entendimiento, y más aún del corazón, sino un acto lícito de la jurisdicción interna de cada uno, tan dueño en eso de creer, como en lo de no admitir creencia alguna. Por lo cual es muy ajustado a este principio el horror a toda presión moral o física que venga por fuera a castigar o prevenir la herejía, y de ahí su horror a las legislaciones civiles francamente católicas. De ahí el respeto sumo con que entienden deben ser tratadas siempre las convicciones ajenas, aun las más opuestas a la verdad revelada; pues para ellos son tan sagradas cuando son erróneas como cuando son verdaderas, ya que todas nacen de un mismo sagrado principio de libertad intelectual. Con lo cual se erige en dogma lo que se llama tolerancia, y se dicta para la polémica católica contra los herejes un nuevo código de leyes, que nunca conocieron en la antigüedad los grandes polemistas del Catolicismo.

Siendo esencialmente naturalista el concepto primario de la fe, síguese de eso que ha de ser naturalista todo el desarrollo de ella en el individuo y en la sociedad. De ahí el apreciar primaria, y a veces casi exclusivamente, a la Iglesia por las ventajas de cultura y de civilización que proporciona a los pueblos; olvidando y casi nunca citando para nada su fin primario sobrenatural, que es la glorificación de Dios y salvación de las almas. Del cual falsa concepto aparecen enfermas varias de las apologías católicas que se escriben en la época presente. De suerte que, para los tales, si el Catolicismo por desdicha hubiese sido causa en algún punto de retraso material para los pueblos, ya no sería verdadera ni laudable en buena lógica tal Religión. Y cuenta que así podría ser, como indudablemente para algunos individuos y familias ha sido ocasión de verdadera material ruina el ser fieles a su Religión, sin que por eso dejase de ser ella cosa muy excelente y divina.

Este criterio es el que dirige la pluma de la mayor parte de los periódicos liberales, que si lamentan la demolición de un templo, sólo saben hacer notar en eso la profanación del arte, si abogan por las ordenes religiosas, no hacen más que ponderar los beneficios que prestaron a las letras; si ensalzan a la Hermana de la Caridad, no es sino en consideración a los humanitarios servicios con que suaviza los horrores de la guerra; si admiran el culto, no es sino en atención a su brillo exterior y poesía; si en la literatura católica respetan las Sagradas Escrituras, es fijándose tan sólo en su majestuosa sublimidad. De este modo de encarecer las cosas católicas únicamente por su grandeza, belleza, utilidad o material excelencia, síguese en recta lógica que merece iguales encarecimientos el error cuando tales condiciones reuniere, como sin duda las reúne aparentemente en más de una ocasión alguno de los falsos cultos.

Hasta a la piedad llega la maléfica acción de este principio naturalista, y la convierte en verdadero pietismo, es decir, en falsificación de la piedad verdadera. Así lo vemos en tantas personas que no buscan en las prácticas devotas más que la emoción, lo cual es puro sensualismo del alma y nada más. Así aparece hoy día en muchas almas enteramente desvirtuado el ascetismo cristiano, que es la purificación del corazón por medio del enfrentamiento de los apetitos. y desconocido el misticismo cristiano, que no es la emoción, ni el interior consuelo, ni otra alguna de esas humanas golosinas, sino la unión con Dios por medio de la sujeción a su voluntad santísima Y por medio del amor sobrenatural.

Por eso es Catolicismo liberal, o mejor, Catolicismo falso, gran parte del Catolicismo que se usa hoy entre ciertas personas. No es Catolicismo, es mero Naturalismo, es Racionalismo puro, es Paganismo con lenguaje y formas católicas, si se nos permite la expresión .


SIGUE LEYENDO ESTA OBRA CAPITAL: EL LIBERALISMO ES PECADO

O con Dios o con el diablo.

MAPAS DE VOTO CATÓLICO Y VOTO NAZI EN ALEMANIA

En el mapa de arriba: Lo más oscuro es la presencia católica en el censo alemán de 1934.
En el segundo mapa, sobre estas líneas, lo más oscuro es el voto nazi en Alemania en 1932.

Más clara... el agua.

La intervención de nuestro amigo Seneka sobre este asunto de "La persecución nazi contra el catolicismo" me parece tan atinada que paso a ponerla en primera plana. Me he traído los mapas que publica Embajador en el Infierno y que, por sí mismos, son harto elocuentes sobre la distribución del voto católico y el voto nazi en la Alemania que concedió el triunfo democrático a Adolf Hitler. Paso a copiar en post el comentario de Seneka sobre esta cuestión.


Resulta muy interesante consultar estos mapas con la distribución geográfica de población católica y distribución de votos en las elecciones que dieron el triunfo definitivo al NSDAP:

Catolicismo y voto nazi en EMBAJADOR EN EL INFIERNO


La historia del nazismo en general está trufada de persecución a los católicos. El problema es que, igual que en los regimenes comunistas, se les enviaba a presidio so capa de acusaciones de conspiración contra el estado y cosas parecidas.

Cuando se produjo el anschluss austriaco, en el Tirol detuvieron ese mismo día a centenares de líderes de comunidades católicas con el pretexto líndisimo de "por su propia seguridad". Esto lo puedes ver en cualquier hemeroteca de la época.

La persecución a la Iglesia católica en Polonia (tanto seglares como jerarquía) sólo tuvo parangón en la zona soviética. Lamentablemente a este tema le han dedicado muy pocos alguna atención, fuera de historiadores e intelectuales polacos.

¿No se persiguió a los católicos como tales?

Y ahora una de anécdota, pero cercana: mi padre (era un niño entonces) entabló cierta relación más o menos cordial con un oficial de la Legión Condor en la provincia de León, durante la Guerra civil. El paisano era un nazi convencido, y siempre que veía un sacedote le decía a mi padre: "mientras no acabeis con esos cuervos negros no podreis hacer la revolución".

viernes, 29 de enero de 2010

APUNTES PARA UNA NOCIÓN DE LOS ORÍGENES DEL PARTIDO NAZI

GENEALOGÍA ESOTÉRICA DEL PARTIDO NACIONAL SOCIALISTA OBRERO ALEMÁN

Guido von List

En la segunda mitad del siglo XIX, la SOCIEDAD TEOSÓFICA, fundada por la luciferista Helena Petrovna Blavatsky, experimenta una metamorfosis nacional en Alemania. El austríaco Guido von List, inspirado por las lecturas de Madame Blavatsky, empieza a reivindicar la religión pagana de los dioses germánicos. List fundará entre los años 1903-1904 la SOCIEDAD GUIDO VON LIST. Nace así la ariosofía, una interpretación racista y alemana de la Internacional Teosófica. Guido von List alumbrará en 1910 la SOCIEDAD DE LOS ARMANES.


Pero para entonces, Jörg Lanz von Liebenfels (un monje cisterciense que había colgado el hábito en 1899), ya había fabricado un explosivo paquete de ideas, entre las que figura la delirante teoría de una lucha eterna que él presume que existe entre dos principios irreconciliables: la raza aria (los alemanes) y la raza de los monos (los judíos y demás razas inferiores). Esta gigantomaquia se resolvería, según este monje apóstata, en una lucha final entre el principio de la luz (los germanos) y el de las tinieblas (los hombres-mono). En 1905 Lanz publica la revista OSTARA en la que lanza criminales consignas invitando a la masacre de las razas inferiores como ofrenda de sangre a los dioses germánicos. En 1907, Lanz funda la ORDEN DEL NUEVO TEMPLE (ORDO NOVI TEMPLI) en el castillo de Werfenstein, donde iza una bandera con la cruz gamada -la swástica que décadas después se convertiría en el símbolo del partido nazi.



Görg Lanz von Liebenfels

El masón Johannes Hering, seguidor de las teorías de List y Lanz, fundará en 1912 la GERMANENORDEN (LA ORDEN DE LOS GERMANOS) en un intento de constituir un masonería germana nacionalista y racista, profundamente imbuida de la ariosofía y dispuesta a actualizar y aplicar el esquema de infiltración y agitación social propia de la secta de los ILUMINADOS DE BAVIERA (siglo XVIII). La GERMANENORDEN se escinde, y en octubre de 1916, Hermann Pohl constituye la GERMANENORDEN WALVATER VON HEILIGE GRAAL (LA ORDEN DE LOS ANTEPASADOS GERMANOS DEL SANTO GRIAL). Es en el seno de esta secta donde irrumpe en escena un extraño aventurero, que actúa bajo el nombre postizo de Rudolf Freiherr von Sebottendorf (en la imagen escultórica de perfil). A finales de 1917, Sebottendorf organiza, en el seno de la GERMANEN WALVATER, un núcleo llamado LOGIA THULE. Más tarde esta logia sería conocida como SOCIEDAD THULE. En THULE milita el periodista y esoterista Dietrich Eckart que introduce en este grupo ocultista, a título de visitante, a Adolf Hitler. También fueron iniciados en THULE Alfred Rosenberg, Heinrich Himmler y tantos otros que llegarían a ser cuadros de mando del partido nazi. En 1918 la SOCIEDAD THULE animará a Karl Harrer y a Anton Drexler a constituir un CÍRCULO POLÍTICO DE TRABAJADORES. Sobre la infraestructura de ese círculo fundará Anton Drexler, en 1919, el PARTIDO OBRERO ALEMÁN (sus siglas en alemán: DAP). Pero ni Harrer ni Drexler cubren las expectativas de la SOCIEDAD THULE. El DAP no pasa de ser un grupúsculo de amigos que discuten alrededor de una jarra de cerveza, pero incapaces de organizar algo con más entidad.

Dietrich Eckart

Anton Drexler

Pero el 12 de septiembre de 1919 llega al DAP Adolf Hitler. Había sido invitado a una reunión del DAP y no parece que saliera muy convencido de aquella sesión, no obstante intima con Anton Drexler y recibe el carnet n.º 555 de socio. En poco tiempo, Hitler logrará ser aupado a la jefatura del partido y decide convertir aquel conciliábulo politiquero en partido político de masas, transformándolo en el NSDAP (NATIONAL SOZIALISTISCHE ARBAITER PARTEI: PARTIDO NACIONAL SOCIALISTA OBRERO ALEMÁN): el tristemente famoso Partido Nazi.


En el seno del NSDAP, el año 1925, se fundan las SS (SCULTZ STAFFEL, Escuadrillas de Defensa) bajo el mando de Heinrich Himmler, un miembro de la LOGIA THULE. En sus inicios las SS sólo actuaban como escolta de Hitler en sus campañas electorales, pero más tarde, ya en vigor el régimen hitleriano, las SS adquirieron una autonomía propia configurándose como grupo elitista y religioso-militar. La SS, también llamada ORDEN NEGRA, estaba organizada como una orden religioso-militar pagana, con cultos a los dioses germánicos como Odín y a otros dioses paganos, como Mithra, con rituales iniciáticos, nupciales y funerarios propios. En el organigrama de las SS sobresaldrán, por su despiadada criminalidad, las SS-Totenkopfverbande (LAS BANDAS DE LA CALAVERA DE LA SS), donde se encuadraban los verdugos que asesinaron a más de 20 millones de personas en los campos de exterminio. Entre los millones de víctimas, destaca el martirio de muchísimos católicos. Entre esos martirios anónimos tienen nombre propio los de Maximiliano Kolbe, Edith Stein y Tito Brandsma.


Hasta aquí un bosquejo parcial de la constelación de sociedades ocultistas (hubo muchas más sociedades esotéricas, como la Orden del Vril) que fomentaron un ambiente antijudío y racista, en todo punto contrario a la doctrina católica, basado en los nefastos errores del teosofismo.


De todo esto podemos sacar en claro que las sociedades secretas y ocultistas de raíz anticristiana han irradiado de su epicentro esotérico (invisible) estructuras públicas (tan visibles como un partido político) a través de las cuales han ejercido y ejercen una cruda hostilidad contra la Iglesia Católica así como una acción nefasta sobre la indefensa Humanidad que la Santa Iglesia protege espiritualmente del 'misterio de iniquidad'. Es esa misma humanidad la que la Iglesia pugna por rescatar para Dios a través de Jesucristo, el único Redentor y Señor Nuestro.


EL ANTICRISTIANISMO DEL III REICH

HITLER Y EL ESOTERISMO

Hitler nació el 20 de abril de 1889 en Braunau am Inn, un pueblecito situado en la zona fronteriza entre Baviera y Austria. Por razones profesionales de su padre, aquel niño se traslada con la familia a Lombach, donde será monaguillo y cantará en el coro infantil del convento benedictino. Todavía su conciencia moral no ha sido pervertida por un cúmulo de lecturas indigestas y perniciosas que hoy denominaríamos "New Age".


Cuando nació en Braunau, tal vez todavía los ancianos del lugar recordaran un episodio de la historia local. En 1806, el librero Johann Philip Palm fue fusilado por las fuerzas napoleónicas, acusado de difundir libelos contra Napoleón. Thomas Pöschl, el párroco católico del lugar, enloqueció al enterarse de aquella ejecución, anunció el fin del mundo y la conversión del pueblo judío al cristianismo. Muchos de sus conciudadanos lo creyeron, surgiendo así la secta Hermanos de Sión. El liderazgo de la secta pasó a Joseph Hass que convirtió al pueblo entero, menos a un matrimonio que por oponerse fue linchado por los vecinos. Al poco tiempo, la secta fue perseguida y disuelta por el gobierno austríaco.

Jörg Lanz von Liebenfels

La juventud de Hitler va a la deriva, y la música de Wagner es su máximo goce estético, con todo el despliegue de fanfarrias y temas nacionalistas basados en la mitología nórdica que el músico recrea en sus óperas. El joven Hitler, cuyo sueño es ser artista, se familiariza con toda la subliteratura racista y esoterista que en aquel entonces está haciendo estragos en centroeuropa. Está más que demostrada la influencia que sobre la estancia de Hitler en Linz ejercieron publicaciones ariosóficas como OSTARA del monje apóstata Jörg Lanz von Liebenfels, o DER SCHERER de George Ritter von Schönerer cuyo ideario se expresaba en el slogan: "Sin Judá, sin Roma, se construye la catedral de Alemania. Heil!". Como vemos, un ideario de cuño furiosamente nacionalista, anticatólico y antisemita. Mientras tanto, Hitler pretende ser un gran pintor, pero sus sueños fracasan muy temprano, conduciéndolo a una vida pobre, propia de un pordiosero, sin destino ni espectativa ninguna.

Pero estalla la I Guerra Mundial, y Hitler la saluda como una ocasión extraordinaria para salir del anonimato y llegar a ser algo en la vida: logra el grado de cabo en el ejército alemán. Después de la derrota de las potencias que orbitan alrededor de Alemania, en la cabeza de aquel cabo que había logrado la máxima condecoración militar al valor (y que malvive con su resentimiento) empieza a formarse una idea: los judíos tienen toda la culpa de la derrota de Alemania, una conspiración judía ha destruido las esperanzas de su patria; así piensa él: más de media Alemania piensa lo mismo. Pero, a diferencia de media Alemania, él se decide a vengar aquella humillante derrota.


George Ritter von Schönerer

Aunque a Hitler no le preocupaba excesivamente el esoterismo, sí que el esoterismo había captado la atención de algunos de sus más próximos colaboradores (como Himmler). No obstante, Hitler tenía un presentimiento: se creía a sí mismo como un "avatar" de Carlomagno. Así se lo dio a entender, en conversación privada, al arquitecto del Reich Albert Speer en el curso de una estancia en la residencia de descanso del Obersalzberg. Frente al Obersalzberg se erguía el Untersberg, de donde algún día, según leyendas populares, el emperador Carlomagno despertaría para restaurar el Imperio. Hitler se quedó contemplando el Untersberg, mientras le dijo a Speer: "Vea usted el Untersberg, ahí delante. No es ninguna casualidad que mi residencia esté justo enfrente."

A lo largo de su mandato, las leyes contra la religión católica se iban endureciendo considerablemente. Los seminarios se iban quedando vacíos, mientras que los jóvenes alemanes se alistaban a los campamentos de las Juventudes Hitlerianas. Cualquier sacerdote disidente que mostrara sus quejas en el púlpito, cualquier fiel que expresara su disconformidad, era conducido a los campos de concentración para ser sometido a trabajos forzosos o ser aniquilado en una cámara de gas letal. Multitud de festividades paganas se iban restaurando, algunos miembros del partido apostataban de la Iglesia y se casaban o recibían sepultura siguiendo los ritos paganizantes que imponía el Partido Nazi. La juventud iba creciendo encontrando verdaderas dificultades para recibir el auténtico mensaje de Cristo. Las teorías "ariosóficas" (versión germánica de la Sociedad Teosófica de Madame Blavatsky) van ganando adeptos en Alemania.


Madame Blavatsky

Hitler y sus nazis arruinaron Europa, provocando la muerte de más de 20 millones de personas, entre ellos muchos católicos. Después de todo esto creemos que está claro que Hitler, pese a su bautismo, no fue católico, sino un político cínico y maquiavélico que bien pudiera figurar como uno de esos apóstatas que persiguieron con saña y odio satánico a la Iglesia Católica. Su legado sangriento todavía está entre nosotros, pero más preocupante todavía es la recuperación del neopaganismo que tanto alentó su movimiento político.

Desde la izquierda, ignorante y desinformadora, se difama al catolicismo señalando una supuesta colaboración entre Iglesia-Estado en el III Reich. Un detenido estudio sobre la cuestión nos abrirá una perspectiva más amplia, mostrándose que el nazismo persiguió a los católicos allí donde estuvo, por mucho que mantuviera ciertas formas cuando le convenía, y -como tendremos ocasión de ver- empleando medidas y medios que actualmente emplea el PSOE en España.

jueves, 28 de enero de 2010

DE LA TIERRA DEL RONQUÍO

De izquierda a derecha: Don Antonio Almendros Aguilar (de perfil), Don José del Prado y Palacio (en el centro) y Don Antonio Grilo (a la derecha), en un retrato de amistad.
El retrato está dedicado al Marqués de Villalta, D. Antonio Fernández de Villalta, que fue suegro de D. José del Prado y Palacio que fue alcalde de Madrid y Ministro de la Restauración. Dicho retrato está publicado en el blog PARA LA LIBRERÍA DE DON LOPE

UN POEMA DE ALMENDROS AGUILAR... DE LA TIERRA DEL RONQUÍO

Citábamos ayer al poeta de Jaén, D. Antonio Almendros Aguilar. Poeta nacido en Jódar (antigua Galduria, en el Reino de Jaén, el año 1825 y muerto el año 1904 en Jaén capital). Fue un hombre de ideas liberales -opuestas a las nuestras, por lo tanto-, pero en aquel tiempo hasta un liberal era patriota, comparados con los de hoy. Poeta de sentimientos cristianos, nunca renunció al catolicismo -aunque fue amigo del masón Sagasta; su arraigo a la tierra natal del Santo Reino lo preservó de las modas corruptoras y, por eso mismo, su poesía todavía perdura con la garantía de la sangre y el suelo. Su Musa está entrañada en la tradición local, y viste manto de Pastira.

Queríamos tributarle un homenaje desde LIBRO DE HORAS, y lo hacemos redescubriendo para nuestros lectores un poema suyo, publicado en 1868 con otros de parecido jaez: son leyendas populares de Jaén que el Maestro recogió, dándolas a la estampa en el periódico FLOR DE LA INFANCIA y bajo el título "Cuentos de abuela".

En la que a la presente publicamos, Almendros Aguilar vendría a dar cuenta de la leyenda por la que a este Santo Reino de Jaén se le llama también la Tierra del Ronquío. El poema, de una sencillez admirable, reproduce una estampa hogareña. Unos nietos incordian a su abuela, pidiéndole que les narre un cuento. Y así dice el poeta:

"-¡Un cuento, abuela!

-A callar,
que estoy rezando, no hay cuento...
Bastián, deja esas tenazas
que vas a quemar a Pedro.
¡Ahora tú con los tizones!
¿Hay muchacho más travieso...?
Mariquilla, que te abrasas,
recoge ese zagalejo.

-¡Un cuento!

-¡Déjame en paz!
¿No oís cómo ronca el viento...?
¡Jesús, qué Jaén! Las tejas
andan bailando el bolero
y suenan de San Francisco
las campanas sin el lego.

-Abuela, ¿caerá la casa?

-Dios no querrá... "Padre nuestro,
que estás..."

-Un cuento, abuelita,
que nos morimos de sueño.

-¡Vaya...! ¿Lo queréis de risa...?

-Sí, sí, de risa...

-¡De miedo!

-Bien, del tiempo de los moros.
Venid más cerca y silencio.
Era San Fernando un rey
de hace muchísimo tiempo,
que ganó a Jaén del moro
y dejó cristianos dentro.
Cada noche, los cristianos
de San Cristóbal al cerro
enviaban diez o doce,
o soldados o labriegos,
con ballestas, que velaran
de los otros el sosiego.
Les tocó a diez campesinos
una noche de febrero
que todo el día, escardando,
trabajaron en el ruedo.
Apenas allí tumbados,
cátate que te llega el sueño;
del cansancio, y por los ojos,
se mete, y cierra por dentro,
Uno, que tardó en dormirse
y el peligro vio más cuerdo,
dijo: "No quiero mañana
despertarme sin pescuezo."
¿Y qué va y hace?: sentado
y con cada ojazo abierto
como el del Puente de Tablas
exclama: "Yo no me duermo".
Y a contar se pone estrellas
como si tuvieran cuento,
con una cara de bruto
que daba lástima verlo.
A poco, empiezan sus párpardos
en la mejilla a dar besos,
echa el codo en un tomillo,
acomoda bien el cuerpo,
y, a diez pasos de los otros,
resiste, cede, hace gestos,
juzga que no hay en el mundo
un moro para un remedio,
y, en las estrellas pensando,
se queda el pobre durmiendo.
Acostumbrado a roncar
con más pulmón que un becerro,
mientras duerme empieza el órgano
a sonar los pitos recios.
Subiendo de callandita
van los moros por el cerro,
arrastrando, cual lagartos
con la cabeza en acecho.
¡Ay de la guardia dormida,
Virgen Santa del Consuelo!

-¿Los mataron, abuelita...?

-Ya estaban cerca los perros
cuando Dios puso un ronquido
del avanzado en el pecho,
que le saltó por la boca
con el ruido de un trueno.
Se alzan los nueve azorados,
sacan al aire los hierros,
ven que moros se levantan
y van, cual tigres, a ellos
echándolos por el repecho,
dejando a muchos tendidos
de la cumbre en los senderos.
Despierta el de las estrellas
de la embestida al estrépito
y ayuda, que no era manco,
a sus bravos compañeros.
De aquí nació la costumbre
proverbial de que, en oyendo
un disparate o palabra
que merezca menosprecio,
o, como quien dice, "Vaya,
¿pues qué, yo me mamo el dedo?",
al "sursum corda" le ronque,
en nuestro Jaén, el pueblo.

EL OBISPO CARLISTA DE JAÉN

D. Antolín Monescillo Viso

DON ANTOLÍN MONESCILLO, PAN Y CATECISMO


Recientemente, visitando a un viejo amigo en su vetusta casona de escudos a la puerta y rancios muebles, quiso la Providencia que mi anfitrión me mostrara un diploma de indulgencias que, según él, encontró el otro día en el trastero. Me lo ofreció, preguntándome por el contenido de aquel documento. Vi el escudo del Obispo Monescillo, y pude leer que, en efecto, dicho Obispo había otorgado aquel diploma que, pese al tiempo, se conservaba elegantemente enmarcado. La incuria no ha podido afectarle y desde 1870 y tantos -no me acuerdo ahora del año exacto- aquel papel tras el cristal sigue ahí ofreciendo sus indulgencias y bendiciones.

Según se lee en el documento, D. Antolín Monescillo y Viso, Obispo de Jaén desde 1865 hasta 1877, era quien lo había concedido, otorgando indulgencias a quien rezara un Ave María, Rosario, etcétera ante la imagen de la Virgen del Carmen que en casa de mi amigo todavía está.

-¿Y quién es éste Obispo? -me preguntó el propietario de aquella reliquia documental.

-Pues uno de los míos, el Obispo Carlista de Jaén.

Nació D. Antolín Monescillo en Corral de Calatrava (Ciudad Real) el 2 de septiembre de 1811. Y vino a nacer en hogar humilde, cuyo cabeza de familia era labriego. Pero Antolín no seguirá los pasos del padre, pues pronto se despiertó en él la mucha afición por los libros. Estudia Latín con el dómine de su pueblo, y éste lo recomienda al deán de Toledo que, a su vez, era hijo nativo de Corral de Calatrava. Así funcionaban las cosas, cuando los paisanos se ayudaban por serlo: hoy se pisan por lo mismo. Los pobres siempre tuvieron ocasión de escalar a las más altas dignidades, si estaban dotados para los estudios, aplicándose a ellos haciendo carrera eclesiástica.

Fue, en lo manchego, un Don Quijote del Carlismo.

D. Antolín fue preconizado Obispo de Calahorra y la Calzada en el año 1861, y en 1865 se le promueve a la Diócesis de Jaén. Y aquí, en Jaén, desarrollará su labor apostólica como Obispo que no cesó de propagar la Santa Fe frente a todas las herejías y errores de la época que le tocó vivir. No es mi propósito escribir su biografía, llena de radiantes intervenciones públicas allí donde Dios lo puso. Después de estar en Roma, es nombrado Senador por Vizcaya en 1871, entendiendo que Dios le encomienda el enaltecimiento del tetralema sagrado de la Santa Tradición: Dios, Patria, Rey y Fueros. Abandonará Jaén en 1877, promovido a la dignidad de Arzobispo de Valencia, siéndolo de Valencia hasta 1892. En 1892 aquel hijo de labrador manchego y leal servidor de la Santa Causa será promovido al Cardenalato, siendo Cardenal Arzobispo de Valencia y Primado de España. En Toledo entregará su alma a Dios, año del Señor de 1897.

En D. Antolín Monescillo podemos ver de qué modo tan sublime Dios hace Príncipes de su Santa Iglesia a los hijos de los más modestos pobres de Cristo. Suyo, de Monescillo, fue aquel lema de "Pan y Catecismo"; eslogan que acuñó Monescillo en clara competencia con el "Despensa y Escuela" de los regeneracionistas extranjerizantes; esos que, so capa de progreso, metían en la Escuela: el ateísmo y, en la Despensa: al diablo.

Su paso por Jaén tuvo grandes repercusiones. Los carlistas jaeneros pudieron sentirse amparados por aquel Obispo robusto y fuerte, de brillante oratoria y grandes capacidades intelectuales. Fue una época espléndida para el carlismo en el Reino de Jaén.

En aquel entonces, en los convulsos años del Sexenio Revolucionario, eran diputados carlistas el Cardenal Arzobispo de Santiago de Compostela (D. Miguel García Cuesta), el canónigo de Vitoria (D. Vicente Manterola) y el Obispo de Jaén, D. Antolín Monescillo: triunviros inexpugnables de la Tradición, trío de torreones de la Santa Religión y baluartes firmes de la Santa Causa del Rey Carlos VII.

Capilla ardiente de D. Antolín Monescillo

Mi amigo, ante la sucinta semblanza que le tracé de aquel Obispo de Jaén del siglo XIX, miró el diploma de indulgencias y dijo:

-Un hombre santo...

-No cabe duda. Un Príncipe de la Iglesia y un defensor de Cristo Rey -contesté. Pero también tenía su punto de socarronería, muy manchegazo su humor, como propio del Sancho Panza que era. Cuando se proclamó la I República, encontróse D. Antolín con el poeta liberal de Jaén, el gran D. Antonio Almendros Aguilar y el Obispo le dijo al poeta: "Habéis traído la República para el pueblo; sólo falta traer el pueblo para la República".

-No entiendo -dijo mi amigo.

Mi amigo es hombre muy poco amigo de la Historia y, por eso mismo -supongo- más torpe todavía en sus filias y filiación políticas. Tuve que explicárselo:

-Hasta tal punto la "República" era una flor extraña para los españoles, que el Obispo de Jaén podía embromar a un liberal, como diciéndole: hagan lo que hagan, ustedes no convencerán.

-¡Por supuesto! -exclamó mi amigo- Como D. Juan Carlos I de Borbón no hay nadie. Nada de Repúblicas, nada de Repúblicas.

Devolví el diploma de indulgencias y me dije a mí mismo: "No ha entendido nada... Pero, en fin, que Monseñor Monescillo lo ilumine".

-Bueno -corté a mi amigo, para que no dijera más tonterías-, anda: recémosle un Ave María a Nuestra Señora del Carmen.

-Sí. Las indulgencias no caducan.

Rezamos el Ave María. Y tengo que decir que se lo ofrecí a la Virgen del Carmen, teniendo muy presente a D. Antolín Monescillo y pidiéndole su intercesión para que Dios derrame sobre el clero español cuanto precise éste para ser tan íntegro -e integrista- como lo fue D. Antolín.

martes, 26 de enero de 2010

TRADICIÓN Y FAMILIA


EL ÁRBOL GENEALÓGICO COMO INSTRUMENTO PEDAGÓGICO CONTRA EL EGOÍSMO DE LOS NIÑOS

Desconfío tanto de los sociólogos como de los psicólogos. Pero Christopher Lasch (1932-1994) siempre me ha ofrecido en los libros que he llegado a leer de él unos análisis tan espléndidos que me parece recomendable su lectura.

En 1975 publicó "La cultura del narcisismo" describiendo a la cultura occidental (concedámosle el título de "cultura" por no llamarla de peor modo) como una cultura obsesionada con vivir el presente, egoísta y olvidadiza tanto para con las generaciones pasadas como para con las futuras. En esa obra Lasch denunciaba que se estaba perdiendo el sentimiento de la continuidad histórica, el de pertenencia a una cadena de generaciones -la familia- que tendría que proyectarse al futuro. Pienso que, otra vez, como en tantas otras de sus obras, Lasch muestra ese don que tuvo para detectar los problemas del mundo contemporáneo.

Y pienso al pie de ese libro que las familias en crisis son aquellas en las que no se fomenta la unión espiritual con los antepasados y el gozo anticipado de los que están por venir, frutos del amor bendecido por Dios: los descendientes.

La solución a esa crisis familiar, tan exagerada intencionadamente con el propósito de dar curso normal a lo anormal, no puede estar en otra parte que en el correctivo adecuado a esa amnesia. Fomentando en el seno de la familia el reverente recuerdo de los antepasados es como se criarán hijos que rindan veneración a sus mayores. Es la mejor pedagogía para corregir el egoísmo, la de hacerles entender que ellos son un eslabón más en una cadena que se pierde en la noche de los tiempos. Esa cadena es la de la familia a la que pertenecen que no sólo es la presente, sino la pasada -la que fue- y la futura -aquella que será en los que están por venir y de quienes los presentes y actuales serán antepasados.

No son pocos los que, en este panorama desolador que nos procura el mundo contemporáneo (desarraigo y, consecuentemente, soledad, sobre todo), sienten una curiosidad por sus orígenes que deriva no pocas veces en afición genealógica. Si esos superan el frenesí de saber quiénes fueron sus antepasados por simple curiosidad, si su afán genealogista se convierte en algo que va más allá de una mera curiosidad como cualquier otra, si hacen participar a los más jóvenes de su familia de los hallazgos que les reporte la investigación genealogista, se estará en el camino adecuado de poder enseñar a los más jóvenes de la familia que no son seres aislados, que no sólo son sujetos de derechos, sino seres que forman una sucesión en el tiempo, conscientes de su estirpe y de pertenecer a una comunidad histórica que no se agota en el presente: sujetos a obligaciones también, entre la que no es una nimiedad la obligación de perpetuarse, para hacer inextinguible la herencia de la Sangre y la Tradición.

Muy útil se muestra en este sentido, recuperar algunas viejas costumbres que no tienen que ser exclusivamente propias de la aristocracia:

El mejor regalo que se le puede hacer a alguien, si no lo tiene, es su árbol genealógico; lo más detallado posible, con datos históricos y fechas que encuadren a cada uno de los ancestros cuyos nombres forman parte de ese milagro que es una familia.

La conservación de retratos de antepasados es algo que también merece nuestra atención. En caso de no disponerse de estos retratos, conviene investigar entre otros parientes si se ha dado la feliz casualidad de que alguno, más mirado con estas cosas, los haya guardado. En ese caso, se impone la copia. Sin embargo, el álbum fotográfico conviene que no figure como un cachivache entre los muebles. Los retratos más antiguos compensa tenerlos a la vista, en lugares nobles de la casa, a la vista de todos. En las casas en que se pueda, se podría hacer lo que hizo mi tío abuelo que tenía reservada una habitación para eso mismo. Era como un templo doméstico en que estaban los retratos de nuestros antepasados. Aquel cuarto se llamaba la Sala de la Tradición. Después he podido ver que en otras casas de tradicionalistas de Sevilla, por ejemplo, todavía se tiene estas habitaciones tan reconfortantes para el espíritu y para la educación de los más jóvenes.

La familia, he dicho más arriba, es un milagro de Dios. Por eso mismo es necesario que se aliente y fomente un sentido más amplio de familia que el modelo de "familia nuclear" de aquí y ahora. Iluminar a la familia del presente con el conocimiento de la familia del pasado de la que se desciende... Iluminar la familia del futuro con lo que atesore y entregue la familia del presente. Una única y misma familia que avanza por este mundo, generación a generación, y que siempre tiene presente a los que ya no están en esta tierra, con la fe firme de que los ancestros se cuidan de sus descendientes merced a la Comunión de los Santos.

lunes, 25 de enero de 2010

FRAILES TRABUCAIRES Y CURAS LIBERALES

El fraile, con su hábito y el sable en la vaina.

CLERO DE TRABUCO Y NAVAJA

Han querido hacer de ello un escándalo. ¿Frailes y... armados? Sí. En España hubo muchos. Los llaman "frailes trabucaires": en la Guerra de la Independencia fueron los primeros en correr a las armas, para defender la Patria allanada por los engolados ejércitos napoleónicos. Después, con las reliquias que dejó la Revolución traída en las mochilas del ejército de Napoleón, se levantaron nuevamente para combatir a los liberales que querían desfigurar España, cambiándolo todo de raíz. Más tarde, se calaron la boina y formaron parte de las mesnadas carlistas.

Son los frailes y los sacerdotes del trabuco y la bota de vino.

Aquellos que quieren que los cristianos seamos un manso rebaño al que poder degollar a placer, siempre han aducido: ¿Cómo se puede predicar el Evangelio y hacer lo que, por ejemplo, hacía el Cura Santa Cruz? ¿O lo que hacía el Cura Merino con los franceses que nos traían las Luces?

Pues, muy sencillo... Se puede hacer cuando se tiene sangre en las venas; que ser cristiano no significa dejarse matar.

Algunos son llamados al martirio. Otros, a la Santa Cruzada.

El Cura Merino Gómez atenta contra Isabel de Borbón

Lo que los progresistas han hecho muy bien, durante mucho tiempo, es ocultar las vergüenzas de su historia y sacudirnos a los tradicionalistas con cuatro tópicos. "Curas trabucaires" -nos espetan a la cara.

Hubo dos "Cura Merino": Jerónimo Merino Cob, el bravo héroe de la Guerra de la Independencia, y Martín Merino Gómez, un cura liberal y secularizado que pasó a la Historia por su fallido intento de asesinar (de una cuchillada) a la que llamaban reina de España: Isabel, hija de Fernando VII y sobrina del legítimo Rey de España, Don Carlos María Isidro de Borbón.

Martín Merino Gómez es un cura español de esos pocos que, en España, fueron captados para el antro liberal. El 2 de febrero de 1852 atentó contra la vida de Isabel, la hija de Fernando VII. El "magnicidio" que cometió sin éxito contra la persona de Isabel de Borbón, demuestra a las claras que no era un tradicionalista. El arma del delito -un cuchillo- indica la alevosía del acto.

La diferencia entre "curas progresistas" (Cura Merino Gómez) y "curas trabucaires" (Jerónimo Merino, Cura Santa Cruz...) es que los tradicionalistas eran hombres bragados, que combaten de frente contra hombres. Sus armas eran, sí: el trabuco y, en el cuerpo a cuerpo, tal vez la navaja; pero no el cuchillo escondido que busca la carne que no espera el golpe. Los pocos curas liberales -o rojos- que en el mundo han sido, han sido, primero: pusilánimes que han abandonado o adulterado el mensaje de Cristo para cambiarlo por las mentiras utopistas confeccionadas por los más torpes y malvados de los hombres, han apoyado y favorecido la Revolución, escondiendo en sus sacristías a sus agentes activos, o desobedeciendo a sus superiores contra todo orden jerárquico.

Es bueno no confundir a unos con otros:

Los curas trabucaires contra-revolucionarios tuvieron siempre la nobleza de combatir de frente, a campo abierto, exponiendo sus vidas. Los curas revolucionarios, empiezan cometiendo el execrable sacrilegio -violando sus órdenes sagradas-, coqueteando con el mal, confabulándose con terroristas o actuando como puros terroristas.

En el caso del siglo XIX, hasta la coincidencia fatal del nombre y primer apellido de dos Curas Merinos fue aprovechada por la panfletaria liberal que supo, para esconder esta otra vergüenza de sus historia criminal, confundir al Cura Merino (Gómez) con el Cura Merino (Cob).

Nosotros no los confundimos.

RELIGIÓN SOBRE SENTIMIENTO

Hegel impartiendo clase

Schleiermacher había sentenciado: "La esencia de la religión consiste en el sentimiento de dependencia absoluta".

A lo que contestó Hegel: "Entonces el perro sería el mejor cristiano".

La religión no puede ser reducida al sentimiento -ni siquiera el de dependencia, como quería el romántico y subjetivista Schleiermacher. Tampoco puede ser absorbida en la Filosofía, como Hegel quiso. Si fuese como Hegel pensaba: "El filósofo sería Dios".

domingo, 24 de enero de 2010

FILONES OLVIDADOS DE LA TRADICIÓN ESPAÑOLA


LOS HERMANOS NUIX Y PERPIÑÁ

"Pero reflexionando que los escritores irreligiosos de nuestros tiempos reproducen esta acusación millares de veces en sus infernales obras, es preciso decir que lo que principalmente les mueve es el odio que tienen a la Religión Católica. En efecto, todos los enemigos del catolicismo son enemigos de la Nación Española, y ya se ha hecho moda universal de todos los escritores libertinos acusar juntamente a España y a la Religión Católica de las crueldades sucedidas en América. Por esto, España y la Religión tienen una causa común".
J. Nuix Perpiñá

Vivieron en el siglo XVIII y son cinco los hermanos Nuix Perpiñá: dos juristas y tres eclesiásticos jesuitas. No voy a tratar sobre los cinco, pero presentaré a los dos laicos de la familia.

D. Francisco de Nuix y de Perpiñá Tristany, Bardaxí, Ricart, Ager, Orcau, Cardona y de Luna, primer Barón de Perpiñá nació en Torá, el año 1739, y murió en Cervera, corriendo el año 1809. Su vida la dedicó a defender la Tradición Hispánica. De ilustre linaje, fue Doctor en Derechos Civil y Canónico, Abogado de los Reales Consejos, Caballero del Principado, entre otros títulos, recibiendo el de Barón de Perpiñá en 1800. Tomó por esposa a Doña Francisca de Ponsich y de Alós.

El Dr. José de Nuix y de Perpiñá fue jurista, al igual que el mayorazgo D. Francisco. Estudió Filosofía y fue profesor sustituto de la cátedra de Derecho Canónico en la Universidad de Cervera. Como su hermano el Barón de Perpiñá, D. José fue un celoso guardián de la sociedad estamental enfrentado a las corrientes disolventes que se atisbaban en su época. Su especulación se centró en reforzar una sociedad regida por una nobleza responsable -una auténtica elite- que dirigiera a la Patria con ejemplaridad. Suya es la descripción de la "honestidad": "con el término de "honestidad" no se entiende solamente aquí aquella virtud opuesta a la impureza, sino que se debe tomar en el mismo sentido en que lo dispone el derecho en su primer precepto, con el cual viene prohibido todo lo que se opone a la piedad, a la buena fama y reputación, y -generalmente hablando- todo lo que se opone a las leyes, buenas costumbres y pública honestidad; en tanto que aunque haya cosas que o son permitidas o no están prohibidas expresamente por el derecho, no por esto se reputan honestas [...] y así quedan sujetas a este precepto, el cual deben observar los que mandan con tanta exactitud y cuidado cuanto de su observancia depende el bien de todos sus súbditos, a quienes deben servir de ejemplo".

Para regenerar una sociedad tan corrompida como la que tenemos, no podemos por más tiempo compartir ese tópico liberal que separa "vida pública" y "vida privada". Un cargo público no puede exhibir una vida privada licenciosa, y mucho menos todavía ufanarse de ello como si fuere un título.

El legado intelectual de los Hermanos Nuix y Perpiñá está prácticamente olvidado. Esperamos que desde esta bitácora, algún estudiante de Derecho o de Filosofía que nos lea y tenga intención de proseguir sus estudios de postgrado, repare en este filón de la Tradición Española que suponen los hermanos Nuix y Perpiñá, celosos defensores del orden tradicional, monárquico y católico, de España.

UN COTO DE CAZA PARA EL PRESIDENTE GONZÁLEZ


ASÍ SE LAS PONÍAN A... FELIPE GONZÁLEZ

Hablemos de la finca Selladores-Contadero, perteneciente al Parque Natural de Sierra Morena. Son unas 10.046 hectáreas que, en vida de Franco, fue coto privado de caza. Allí iba el Caudillo a practicar su afición cinegética.

Durante los años en que Franco cazó allí, el Jefe del Estado permitía a los vecinos de La Carolina, El Centenillo, Andújar y Baños de la Encina que pudieran abastecerse de leña en esta finca, se les dejaba que llevaran sus rebaños a pastar y hasta podían irse allí a merendar, siempre y cuando no se abriera la veda de caza.


El Caudillo posa con dos grandes cornamentas
a sus pies...
¿de quiénes serán?


En 1990, con Felipe González en el poder, el Instituto de Conservación de la Naturaleza (ICONA) procede a vallar el perímetro de 10.046 hectáreas de Selladores-Contadero. Y poco después, se empieza a construir un cortijo que rompe con el entorno. Es una casa de 10 habitaciones, dotada de un gran salón, y se pinta de rosa. No se puede tener peor gusto, ni tampoco se puede atentar de peor modo contra la vista que plantando una mole rosa en mitad de un bosque... Hay que ser, pues, Felipe González para tener tan mal gusto. Se invirtió en ella más de 300 millones de pesetas de la época. Felipe González, gran aficionado a los bonsais, mandó que se hicieran allí dos viveros para el cultivo de esas miniaturas arbóreas.

Lo que pocos saben, pero en El Centenillo se lo contarán a usted si lo pregunta, es que Felipe González es un gran aficionado a la caza. Al menos lo era allá por los años 90. Hasta 1992, la finca Selladores-Contadero fue el coto privado de caza de Felipe González. Tan aficionado a la caza del venado como el Caudillo, aunque no nos atrevemos a poner en cuestión su puntería.

Pero, a diferencia de la época en que Francisco Franco cazaba en sus temporadas, Selladores-Contadero ahora estaba vallado y a los vecinos de los pueblos colindantes no se les permitía invadir la propiedad estatal que tan ricamente gozaba Felipe González Márquez y sus amigos.

Sin más comentarios.

sábado, 23 de enero de 2010

CARTAS PARA LA MISANTROPÍA


CARTA DE HÖLDERLIN A HEGEL


Waltershausen, cerca de Meiningen, 10 de julio de 1794.

"Querido hermano: Estoy seguro de que has pensado de vez en cuando en la consigna "Reino de Dios" desde que nos separamos... Creo que no habremos olvidado estas palabras aunque hayamos vivido algunas metamorfosis cuando nos reencontremos".


Es uno de los pasajes más oscuros que hallo en el epistolario de Hölderlin, del cual me ocupo estos días. Habida cuenta de la pertenencia a la francmasonería, tanto de Hölderlin como de Hegel (ambos entusiastas de la Revolución francesa), el tratamiento de "hermano" me hace pensar que es un saludo críptico. La consigna a la que se refiere Hölderlin -"Reino de Dios"- ¿qué quiere decir? ¿Qué significaría para estos revolucionarios?

Hegel parece que la olvidó. El furor revolucionario se aplacó en Hegel, dando lugar a un genial profesor de Filosofía y un apologista del conservadurismo. Schopenhauer no podía ver a Hegel, lo odiaba con furibundez, acusándolo de pedantería y vaciedad intelectual.

Hölderlin... Creo que Hölderlin no olvidó aquella consigna hasta que se abismó en la locura.

Hermanos, sea nuestra consigna: "Santo Reino". Al igual que existe una revolución, tendrán su contra-revolución. No vamos a desistir, ni a renunciar. El mundo no lo queremos como nos lo configuran. Y vamos a atrevernos a cambiarlo. Os repito la consigna: "Santo Reino".

En todas las cartas de Hölderlin encuentro el mismo entusiasmo. No es de extrañar que un hombre tan solitario, que fácilmente se exaltaba en sus relaciones epistolares, confesando amistad eterna, sufriera tantas decepciones. Y, por ende, se volviera loco.

En una cuadrilla de aceituneros, formada por un padre y un hijo, le dijo el progenitor a su retoño: "No me fío ni de la mitad de la cuadrilla".

La gente no da mucho de sí. Hay, ciertamente, muy pocos amigos que merezcan el título de tales. Cuento con muchos amigos (digo verdaderos), puedo considerarme un hombre afortunado. Ellos, como Hölderlin, no olvidarán la consigna y entenderán todos los enigmas.

La confianzuda ingenuidad de Hölderlin me conmueve.

CARTAS PARA LA MISANTROPÍA


CARTA DE FRIEDRICH HÖLDERLIN A SU HERMANO KARL


Tubinga, septiembre de 1793

"Mi amor se dirige al género humano [...] Amo las generaciones de los siglos venideros. Pues mi más radiante esperanza, la fe que me anima y fortifica, es que nuestros nietos serán mejores que nosotros, que la libertad triunfará algún día, y que la virtud se manifestará mejor en la santa y cálida claridad de la libertad que sobre la helada esfera del despotismo".


Este poeta sabía lo que decía en sus poemas. ¿Pero este poeta sabía lo que decía en sus cartas? ¿Lo que escribía en sus cartas?

Pobre Hölderlin: ¿amar a las generaciones de los siglos venideros? ¿a las que hoy duermen plácidamente, después de atiborrarse de pastillas y horas de chat? ¿"Helada" la esfera del despotismo de antaño? ¿Pudo imaginar el frigorífico del despotismo encubierto de nuestra época?

Leyendo sus cartas, dan ganas de llorar por ver un alma cándida y noble doblarse ante los ídolos de su época: Libertad, Igualdad y Fraternidad. Así podemos comprender cómo terminó este alemán. Este poeta que no era de este mundo... Acabó loco por tanto querer a una humanidad concebida a la manera roussoniana.

Pobre Hölderlin, en sus poemas de la locura estaba más lúcido.

"Die Orte aber in der Gegend
Ruhen und schweigen den Nachmittag durch."
["Las aldeas de la región
descansan y enmudecen mientras cae la tarde".]

Pobre Hölderlin antes de firmar bajo la rúbrica de Scardanelli.

jueves, 21 de enero de 2010

HISTORIAS DEL ABUELO


2ª REPÚBLICA SOVIÉTICA Y ESCLAVISTA

Era el remate de la Guerra Civil, que para ese entonces todo estaba visto para sentencia. Pero la 2ª República se resistía a rendirse. Había que hacer un último esfuerzo bélico -pensaron los políticos, en la retaguardia. Y mientras decían aquello, se apresuraban a hacer las maletas y, tomando la carretera para Valencia, salir pitando.

Y el último esfuerzo se hizo. Se movilizó a los reservistas, hombres mayores que habían cumplido con su servicio militar hacía décadas. Eran padres de familia a los que arrancaron de sus cochambrosos hogares para formar con ellos lo que se llamó la "Quinta del Saco". Por único pertrecho llevaban los de la "Quinta del Saco" un fardo en que meter sus pobres pertenencias.

Porfirio vivía en un pueblo de Jaén cuyo término confinaba con Córdoba. El pueblo estaba sembrado de carteles propagandísticos: "¡No pasarán!". Pero la gente no sabía leer, y de poco servían. Fue encuadrado en la Quinta del Saco. No le quedó otro remedio. Le dieron el talego y lo llevaron, con otros tan mayores como él, a cavar trincheras. "¡Contra el fascismo!" -se desgañitaban los propagandistas entrenados por la URSS.

Mientras cavaban las zanjas, un comisario (pistola desenfundada y en mano) gritaba, se supone que para alentar a los braceros:

-¡No pasarán!

Y oyendo aquel eslogan que nunca había escuchado, mientras hería la dura tierra con un pico, a Porfirio se le ocurrió decir:

-¡Pues, anda, que como no pasen! ¡No quiero pensar que tengamos que cavar todas las trincheras nosotros!

Hoy, muchos crédulos, suponen que las trincheras de la 2ª República las cavaron los rojos para defenderse numantinamente. Que lo hicieron con sonrisas de fraternidad y manifiestas muestras de felicidad proletaria, a la manera de esos rostros felices que, a punta de pistola, tenían que poner los figurantes del cine soviético ante la cámara.

Se puede invocar todo lo que se quiera la "memoria histórica", pero que todo el mundo sepa que aquellas construcciones defensivas -las trincheras republicanas- fueron hechas a la fuerza, bajo la atenta mirada de desalmados sicarios de la URSS.

A hombres como Porfirio, a la gente que iba con su talega en la Quinta del Saco, les forzaron a cavar muchos kilómetros de trincheras a lo largo y muchos metros de trinchera a lo hondo. No iban voluntarios, no eran voluntarios los que las excavaron.

Cuando el trabajo no es ni remunerado ni voluntario, el trabajo es forzado. Cuando el trabajo forzado es hecho bajo la coacción y la amenaza es una gratuita tortura, una modalidad más de tortura. La explotación de los cavadores de trincheras fue, a efectos prácticos, esclavitud. Un nuevo lema podríamos patentar: "2ª República Soviética y Esclavista".

Memoria histórica para todos.

-¡No pasarán!

Cuando las fuerzas nacionales pasaron, Porfirio fue hecho prisionero: "Por fin, -pensó- se acabó el cavar". Llevado a un campo de prisioneros se le averiguaron sus antecedentes. "Limpio"... Bueno, más que limpio, hecho una mierda, desnutrido, comido por los piojos, sucio, sin afeitar. Pero "Limpio", pues a nadie le había hecho ningún daño. Fue puesto en libertad.

¡Con Dios las palas y los picos! -dijo Porfirio.

miércoles, 20 de enero de 2010

CINE VASCO... ¿QUÉ TAL TUDURI?

Fotograma de "Santa Cruz el Cura Guerrillero" con actores figurantes durante el rodaje de la película en 1991.



¡Qué distintos entre sí el "cine vasco" y el "cine español"! No he visto la película "Santa Cruz el Cura Guerrillero", pero me la encontré y quisiera saber, si algún lector la ha llegado a ver, qué opinión tiene sobre ella. Desde luego, la temática promete. Ignoramos el tratamiento, pero es cine épico; un cine que no está tocado por el morbo del "cine español" de nuestros días, centrado en temas insustanciales cuya razón de ser hay que buscarla en los conflictos psiquiátricos de sus artífices y en las subvenciones gubernamentales.

"J. M. Tuduri es un cineasta vasco apasionado por el siglo XIX y las guerras carlistas. Estudió cine en la Universidad de París VIII y realizó allí una tesina sobre la fotografía en el País Vasco entre 1839 y 1876. El material recopilado en este estudio de investigación histórica le sirvió posteriormente en sus películas sobre la época carlista. Ya en 1978 intentó, junto a Iñigo Silva y Jon Intxaustegi, sacar adelante su primer proyecto cinematográfico sobre las carlistadas pero ante la total falta de apoyo económico y de infraestructuras tuvo que renunciar a la idea. Siguió durante años documentándose y buscando financiación hasta que logró estrenar en 1988 su primer largometraje Crónica de la guerra carlista/Karlistadaren kronika (1872-1876), trabajo que alternaba momentos de ficción con cine puramente documental.

Realizada, ante la escasez de medios, casi de manera artesanal, en Crónica de la guerra carlista Tuduri se encargó de la dirección, del guión, de la producción e incluso de la ambientación. Los 150 trajes de época utilizados se confeccionaron siguiendo sus instrucciones y además supervisó todo lo relacionado con las armas de la época. A las penalidades que sufrió el rodaje debido a la escasez de medios económicos hay que sumar el accidente que afectó al propio Tuduri manejando pólvora, circunstancia que obligó a suspender el trabajo durante mes y medio. El producto final contó con el beneplácito de críticos e historiadores que coincidieron en destacar el rigor y la lucidez desplegados por Tuduri en su película. Posteriormente el cineasta guipuzcoano, gracias al prestigio logrado con su primer trabajo, logró el sostén de la productora de Ángel Amigo y una sólida ayuda de ETB y del Gobierno Vasco para acometer su siguiente proyecto. La segunda película de Tuduri fue Santa Cruz el cura guerrillero-Santa Cruz apaiz gudaria, largometraje de ficción centrado en las correrías del mítico cura Santa Cruz. A pesar de contar con más medios, el producto logrado por Tuduri, que se hizo cargo de la dirección, el guión y la producción, fue bastante más endeble que el cosechado anteriormente con su documental sobre las guerras carlistas. De hecho, la película pasó desapercibida entre el público. En 1993 la sociedad pública Euskal Media subvencionó un guión de José María Tuduri titulado Los montes de hierro. En 1996, con producción de Euskal Media y Euskal Telebista, entre otros, realizó el documental El batallón Gernika-Vascos en la 2ª Guerra Mundial."

Esto fue lo que encontré de Tuduri, en Filmoteca Vasca. Espero que algún cinéfilo que la viera pueda comentar si merece la pena. Creo que sí. Si me equivoco, siempre podré achacarlo a mi ingenuidad congénita.

martes, 19 de enero de 2010

NO A LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO


POR LA FELICIDAD DE LOS HOMBRES Y LAS MUJERES DEL MAÑANA: CONTRA LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO

Consideramos que es importante que declaremos aquí lo que nos posiciona contra la "ideología de género". Detestamos esta "ideología" por muchas razones, pero para comodidad de aquel que quiera tener una respuesta breve, vamos a decirlo con claridad meridiana.

Odiamos y combatimos a la "ideología de género" por ser enemiga del género humano. ¿En qué nos basamos? Pues, podemos llegar a ver cuán hostil es a la felicidad humana, cuando leemos a Susan Moller, quien declara que su utopía feminista consiste en destruir a la familia biológica constituida, la cual es, para estas fémino-marxistas, el supuesto origen de lo que consideran desigualdad:


"La igualdad feminista radical significa no simplemente igualdad bajo la ley y ni siquiera igual sustracción de necesidades básicas, sino más bien que las mujeres no tengan que dar a luz. La destrucción de la familia biológica que Freud jamás ha visualizado permitirá la emergencia de mujeres y hombres nuevos, diferentes de cuantos han existido anteriormente".
Declaraba Alison Jagger, en "Political philosophies of woman's liberation".

Para conseguir su perverso propósito tienen claro el método: Involucrar a todas las mujeres en su Revolución. En España: llegar al poder a través del puente tendido por el PSOE, pero no culpemos solo al PSOE. El PP consintió, durante su mandato, que algunas teóricas del feminismo (lo veíamos ayer) cocinaran en las universidades la aberrante ideología de género.

La duración del feminismo planetario, tras el declive revolucionario de mayo del 68, se basa en lo que declaró Susan Brownmiller a Dany Cohn-Bendit, "Dani El Rojo" (revolucionario sesentayochista de origen judío alemán y pederasta declarado que abusaba de los niños de la guardería en la que estaba).

Dice Susan Brownmiller sobre la pervivencia del feminismo radical que la razón de su superviviencia es que "nosotras planteábamos unas cuestiones universales que sobrepasaban cualquier sectorialismo: de razas, de clases sociales, de religiones".

El feminismo radical no se conforma con leyes de igualdad, por lo tanto las democracias actuales tienen que contar con un dato: "A las mujeres no les atañe el discurso democrático. Siguen estando en lucha, en todas partes [...] Dentro de diez, de cien años, este orden será transformado y eso gracias a nosotras" -según Barbara Koster. Esto es: no pararán hasta transformar la sociedad en no sabemos qué. Es de notar la presunción con la que "algunas" hablan por "todas". No confundamos a una mujer con una feminista: sería rebajar a la mujer.

Las declaraciones de la feminista alemana Barbara Koster son del año 1985 y se pueden leer, al igual que las de Susan Brownmiller, en el libro "La revolución y nosotros que la quisimos tanto", cuyo autor es el pedófilo más arriba mencionado.

El feminismo radical quiere suprimir la familia humana. Al igual que el comunismo fue una amenaza para el género humano, hoy la amenaza es el feminismo radical.

AMPLIAMOS: Para aquellos que quieran ahondar más.

Nuestros motivos, ya un poco más al pormenor, para combatir la "ideología de género" con todos los recursos a nuestro alcance, son de diversa índole, el confesional lo pondremos en último término aunque, como puede deducirse, el orden que pautamos no obedece a una intrínseca importancia:

1. COMBATIMOS A LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO POR SER UNA NUEVA EXPRESIÓN DE LA REVOLUCIÓN:

La "ideología de género" es Revolución, en el sentido que esta palabra tiene para todo contra-revolucionario formado. La Revolución no es, para nosotros la erupción volcánica de una sociedad, sino un movimiento que busca, cruenta o incruentamente, destruir un poder o un orden legítimo e instalar en su lugar un estado de cosas ilegítimo (por tanto, un desorden). La Revolución no la hacen las sociedades, la preparan los "grupos de pensamiento" como las teóricas fémino-socialistas que desarrollan la "ideología de género". La "ideología de género" es manifiestamente revolucionaria. Y se emplea con explícita intención de transformar las estructuras de la sociedad. Como indica D. Jesús Trillo-Figueroa: "El objetivo de esta política es revolucionario porque el resultado de su aplicación es la "transformación radical de la sociedad". La transformación del matrimonio, de la familia y, por tanto, de la sociedad en la que hemos vivido" ("La ideologia invisible".)

2. COMBATIMOS A LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO POR UNA RAZÓN MORAL:


La Revolución es, ante todo, un desorden. Pero este desorden que podría entenderse en sus dimensiones cultural, social y política, sólo puede exteriorizarse -creando desorden cultural, social y político- por la acción que deriva del desorden pasional que, teniendo su raíz en el alma de cada ser humano (hombre y/o mujer), se prolonga en sus actividades, provocando un daño y un mal objetivos. La Revolución para nosotros es el Mal.


3. COMBATIMOS A LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO POR UNA RAZÓN INTELECTUAL:


Nosotros denunciamos a la "
ideología de género" por ser eso: una ideología. Una "ideología" es "En su sentido más estricto las ideologías son la versión popular y pragmática de un sistema de ideas"; la ideología es "una filosofía política popularizada, simplificada, generalizada, dramatizada, sacralizada y desrealizada" (según D. Gonzalo Fernández de la Mora). La "ideología de género" constituye un magno fraude intelectual, un colosal basurero de falsas ideas que pretenden sacralizarse y generalizarse, toda vez simplificadas para su mejor absorción por las masas. Combatir a la "ideología de género" es combatir el timo intelectual que supone la misma y sus derivaciones que nos afectan y pueden afectarnos mucho más todavía. Como bien expresó Jean François Revel, toda ideología tiene una cuádruple función: "es un instrumento de poder; un mecanismo de defensa contra la información; un pretexto para sustraerse a la moral haciendo el mal o aprobándolo con una buena conciencia; y también es un medio para prescindir del criterio de la experiencia, es decir, de eliminar completamente o de aplazar indefinidamente los criterios de éxito o fracaso." (El conocimiento inútil, Editorial Colección Austral, Madrid, 1993); las fémino-socialistas pretenden, mediante esta aleación de detritus psico-marxistas y feministas tomar el poder, no para hacer más felices a las mujeres, sino para servirse de ellas en la conquista del poder. No les interesa la verdad, porque les excita -tal vez incluso sexualmente- el poder.

4. COMBATIMOS A LA IDEOLOGÍA DE GÉNERO POR SER ENEMIGA DE LA IGLESIA CATÓLICA:

Alicia Poza dijo: "La Religión Católica está en contra del derecho de las mujeres a decidir sobre su propio cuerpo, les niega la libertad para decidir si quieren procrear o no, considera que la reproducción es consecuencia de un mandato divino en el que las personas nopueden intervenir, predica la homofobia..." Y bla bla bla (la cita de Alicia Poza está en un trabajo inédito de D. Jesús Trillo-Figueroa, que tuvo la amabilidad de ofrecérnoslo en mano; aunque no sabemos si ha visto su publicación en algún libro del autor).

Alicia Poza ni se ha enterado de que existe, dentro de la Iglesia, la opción de profesar el voto de celibato para las mujeres; pero ahí se queda eso. La animadversión, como no podría ser de otra manera, que las feministas radicales tienen contra la Iglesia es de proporciones monstruosas. Pero, insistimos, no queremos convertir la lucha contra la "ideología de género" en una lucha confesional. Combatir este germen de totalitarismo es algo que compete a cualquier ser humano, hombre o mujer, católico o musulmán, creyente o agnóstico. Las feministas radicales en España han llegado incluso a recoger firmas contra la financiación estatal de la Iglesia (ver aquí).


Tengamos presente esto: la "ideología de género" es una ideología y, como tal, es una estafa intelectual. Pero con el agravante de que pretende y puede -una vez ocupadas las instituciones, como se ve que ha logrado- imponerse como "visión total del mundo" para conducir a la sociedad al abismo. Lo hace favoreciendo la legalización de lo que llaman "matrimonios homosexuales", aplaudiendo la legalizando del aborto, fomentando por todos los frentes la destrucción de la familia biológica.

La consideramos una perversión intelectual con la peligrosidad que toda perversión tiene para el bien de una sociedad.

Por ello, queremos insistir en que el asunto central de nuestro artículo
EL PLAN MAESTRO: ARQUEOLOGÍA AL SERVICIO DEL RÉGIMEN FÉMINO-SOCIALISTA no consiste, en primer término, en la denuncia de los gastos que ocasiona al Tesoro Público los Institutos de la Mujer, así como el desembolso que puede suponer a diversas instituciones y entidades -cualesquiera que financien el desarrollo de investigaciones, cursos de adoctrinamiento y divulgación de la "ideología de género". Nuestra intención era comparar la extravagancia que todo intelectual ideologizado exhibe cuando trata de demostrarse y demostrar a los demás sus descarriadas teorías, falsificando la realidad hasta extremos grotescos.

Eso mismo que a los nacional-socialistas de la Ahnenerbe
no se les perdona, tampoco puede serle perdonado a estas supuestas científicas (historiadoras, filósofas, filólogas, etcétera que se han alistado, con los ánimos que puedan alegar, a una "ideología" que como toda ideología tiene tendencias totalitarias.)

Y si a alguna feminista no le gustan estas reflexiones, le contestaré como Amelia Valcárcel -filósofa y una de las principales ideólogas de esta patraña- respondió en una entrevista:

"A veces hay gente muy imperialista y te marcan demasiado. ¿Qué hacer? Atreverse a decir que tú eres tu juez...".


Pues eso mismo: Señora Valcárcel, yo soy mi juez y nadie, ninguna ideóloga o activista feminista, va a marcarme demasiado.

Os combatiré siempre.